Mientras el proceso de vacunación contra el COVID-19 en nuestro país sigue avanzando con la dosis de refuerzo para todos los mayores de 18 años, y que será obligatoria para poder usar el Pase de Movilidad, el MINSAL anunció hace unos días el inicio del proceso de vacunación para niños desde los 3 años, medida que viene a reforzar la intención de que toda la población esté vacunada para lograr un control de la pandemia.

Al respecto, el Dr. Jaime Cisneros, pediatra de Nueva Clínica Cordillera, nos comenta que “esta medida es muy importante por dos razones; la primera va en el sentido de disminuir los contagios, ya que generalmente los niños al contagiarse de COVID-19 son asintomáticos, por tanto pasan desapercibidos y pueden contagiar a más personas; y la segunda razón, es para proteger a aquellos niños que tienen enfermedades crónicas, y que de contagiarse con la enfermedad, sus defensas podrían bajar y generar un riesgo más importante, tal como pasa con los adultos”.

Además, el pediatra de Nueva Clínica Cordillera, también aseguró que “los niños a esta edad comienzan a hacer amigos, a asistir a lugares con mayor hacinamiento, tal como los jardines infantiles o colegios, y por supuesto también juegan, corren, hacen una vida social propia de niños de edad temprana, y en esos casos las medidas de distanciamiento social o uso de mascarilla no se llevan a cabo en un 100%, así que la vacunación viene a cumplir un rol clave en la protección de nuestros niños y en el control de la pandemia”.

Consejos y recomendaciones para los padres

Respecto a las precauciones que deben tener los padres que lleven a sus hijos a los vacunatorios, el Dr. Cisneros asegura “no existen precauciones especiales, esta vacuna debe tomarse tal como las otras que se colocan a los niños en sus primeros años de vida”. Sin embargo, luego de la inoculación, el especialista recomienda seguir los siguientes consejos:

  1. Mantener hidratado al niño.
  2. En caso de presentar algún síntoma adverso, notificar al centro de salud más cercano, o al colegio, ya que los efectos de la vacuna son seguidos muy de cerca en esta población y ayudarán con información que pueda ser de utilidad.
  3. Visitar a su pediatra para que éste evalúe la posibilidad de recetar un corticoide o antiinflamatorio según el tipo de síntoma que su hijo presente.

Te invitamos a conocer el equipo de pediatría que en Nueva Clínica Cordillera tenemos para ti, quienes están siempre dispuestos a resolver todas tus inquietudes.