Especialista recomienda reforzar precauciones con niños y ancianos ante fuerte ola de calor

  • Altas temperaturas podrían llegar hasta los 36 grados en algunas comunas de la Región Metropolitana.
  • Grupos más expuestos a deshidratación y golpe de calor son los lactantes y los adultos mayores: la recomendación es no salir en el horario de mayor intensidad del sol, entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.

Santiago, 15 de noviembre de 2019.-  La Dirección Meteorológica de Chile (DMC), emitió una alerta por un evento extremo de altas temperaturas, que afectará este viernes 15 de noviembre a la zona central del país. En la región Metropolitana, las máximas superarán los 33 y hasta 35 grados en el gran Santiago, Melipilla y Curacaví, mientras que las más afectadas serán las comunas cercanas a la precordillera, como Las Condes, Puente Alto y Colina, con máximas de hasta 36 grados.

“Es muy importante reforzar los cuidados en las edades extremas, recién nacidos, lactantes y adultos mayores, en donde los mecanismos de  autorregulación corporal como sudoración fría y reflejo de la  sed, no están del todo establecidos o bien ya se han perdido. En este tipo de casos, la prevención es lo más  importante”, indicó la jefa del servicio de Urgencia de Nueva Clínica Cordillera, el Dr. Benjamín Tardel.

Otras de las recomendaciones del profesional son evitar la exposición al sol en las horas de  mayor  temperaturas –entre las 11 y las 16 horas-, y en caso de ser necesario hacerlo, buscar lugares con sombra, usar barreras de protección como sombreros, gorros, protegiendo las  zonas  más fotoexpuestas, como cara y cuello, los  hombros y zona  del escote; y siempre usar protector solar, idealmente factor 50, el que debe repetirse cada 3 a 4 horas.

Para aquellos que practiquen deporte en la ciudad, el Dr. Tardel, aconseja utilizar ropa  cómoda, ligera, holgada, que permita una buena ventilación, además de vestimenta con filtro solar.

El especialista de Nueva Clínica Cordillera enfatizó que la hidratación es muy importante para prevenir este tipo de emergencia, ya que el sudor y la pérdida de agua por evaporación son mecanismos naturales de autorregulación de la temperatura  corporal, por lo que se recomienda beber entre 2 y 2.5 litros de agua por día, siempre teniendo en consideración a las personas que por alguna enfermedad crónica, como enfermedades cardiacas o renales, deben restringir la ingesta hídrica.

Ante un caso de emergencia, es muy importante saber reconocer síntomas de sobreexposición al sol,  tales  como náuseas, vómitos, mareos,  dolor de cabeza, decaimiento y fatigabilidad. En presencia de estas señales, el Dr. Tardel recomienda “tratar de extremar las medidas de precaución o bien acercarse a un servicio de  urgencia para que  puedan brindarle una atención médica oportuna. En caso de presentar cualquiera de los síntomas antes  expuesto, en los servicios de  urgencia de  RedInterclinica, contamos  con todo el equipo médico y tecnología necesaria para poder manejar una emergencia de este tipo”, afirmó el profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *