Deporte y lesiones de columna: ¿Cómo prevenir?

El deporte es una actividad clave que trae innumerables beneficios a nuestra salud: ayuda a mantener un peso ideal y previene la obesidad, disminuye las cifras de tensión arterial, previene las elevaciones de la glucosa, ayuda en la salud mental, aumenta la esperanza de vida, etc. Sin embargo, si no se realiza una buena elongación, o no existe una preparación adecuada al momento de realizar deporte, se pueden generar lesiones en la columna vertebral, que a corto y largo plazo, puede generar más de algún problema.

Al respecto, el Dr. José Vicente Ballesteros, traumatólogo de Nueva Clínica Cordillera, asegura que “la literatura científica define dos tipos de deportes que ocasionan lesiones en la columna, por un lado, los definidos como de alto riesgo que pueden generar lesiones repentinas y de gravedad, y el otro tipo asociado a lesiones crónicas o por sobreuso, en el que se realicen movimientos repetitivos en la columna.” Por otro lado, y respecto a quienes realizan deporte recreativo, “la evidencia no demuestra muy claramente el impacto que puede ocasionar en el bienestar de la columna, aunque sí se ha demostrado que ciertas actividades como el peso muerto pueden generar dolores a mediano plazo”, puntualiza Ballesteros.

En cuánto a patologías que algunos deportes pueden ocasionar, el profesional acentúa en que “no se ha demostrado que las diferentes disciplinas determinen aumento de la frecuencia de enfermedad degenerativa de la columna vertebral. Sin embargo, en las actividades realizadas en forma aficionada, el inicio de dolor o de manifestaciones por sobrecarga de la columna, se pueden dar en aquellas actividades en las cuales se trasladan esfuerzos indebidamente a la columna por malas técnicas al realizar el ejercicio; el ejemplo más sencillo es el que se realiza con pesas, cuando, producto de la fatiga, se pierde el control abdominal de la columna lumbar y se permite movilización de este segmento durante el ejercicio.”

Es por todo lo anterior, que es importante conocer las medidas de prevención ideales para evitar lesiones de este tipo que, a futuro, generen más problemas que beneficios. El Dr. Ballesteros, define las siguientes 3 recomendaciones aplicables a todo tipo de deporte:

  1. Regularidad: Debe considerarse desde el principio, que cualquier deporte se debe realizar al menos 3 veces a la semana en periodos de, al menos 40 minutos. Los deportes que se practican ocasionalmente son los más peligrosos porque son los que someten estructuras no acondicionadas a esfuerzos para los cuales no están preparadas.
  2. Ejercicios de calentamiento, elongación y enfriamiento: Sea cual sea la disciplina a realizar, se deben proteger las estructuras articulares y musculotendinosas antes y después de hacer el ejercicio.
  3. Aplicar técnica adecuada durante el ejercicio: Esto implica que se debe tener un conocimiento claro y completo de lo que va a realizar o, en caso contrario, contar con supervisión.

Te invitamos a conocer nuestra Unidad de Trauma, que en Nueva Clínica Cordillera tenemos disponible para ti.